Publicado el Deja un comentario

Magia y rituales

Primeramente tenemos que entender la Magia como una ilusión, pues la vida es una ilusión, una ilusión generada por todos, por eso los mayas llamaban a esto TERRENO MAYA, que es el terreno de la ilusión. Con esto el mago aprende a crear la ilusión que él quiere, pero no es algo místico, ni siquiera algo que venga dado como un don exclusivo, en realidad todos podemos hacer magia.

 

Para mí el concepto puro de magia es la manera en la que tú comunicas tu parte consciente (tu lógica) con tu parte inconsciente. El ser humano tiene dos hemisferios cerebrales, el hemisferio izquierdo, que es el hemisferio lógico, el que comprende la vida de acuerdo a la tradición, al mito o el paradigma que el individuo tiene; y tenemos un hemisferio creativo, que conecta con la vida, que es el derecho. Es decir, uno nos permite entenderlo y el otro nos permite conectar con ello, cuando lógica y conexión se unen es cuando aparece la magia donde se produce una sin cronicidad de hemisferios, y esta se representa en nuestra vida en forma de sincronías, casualidades que te llevan hacia donde tú quieres. Recordemos que una casualidad es la manera en la que a ti te llega lo que tú quieres sin tú ir a buscarlo, que es lo más divino y místico que puede existir porque yo no estoy buscando algo, pero eso que yo busco viene solo hacia mí.

 

El inconsciente tiene el 90 % de nuestros recursos, por lo tanto va creando realidad. Aquí tiene que ver mucho el tiempo, pues un trauma que tenemos del pasado se ha creado para el inconsciente como un ritual más, entonces automáticamente nosotros vamos hacia ese punto de realidad. Son muchos programas los que tenemos en el inconsciente y lo que tú aprendes como mago es a programar en principio lo que tú tienes en tu inconsciente, lo que tú quieres en tu vida. El inconsciente no distingue entre lo que está bien o lo que está mal, es como si fuera un niño que tiene 3 o 4 años que hace lo que tú le digas. El gran problema es que no sabemos comunicarnos con nuestro inconsciente, tratamos de comunicarnos con nosotros en base a la lógica que nosotros tenemos o incluso nuestras creencias, y el inconsciente no funciona por lógica, funciona como un lenguaje arquetípico, a través de lo que es la representación y ahí es donde entramos en el rito o ritual.

 

Un ritual es representar aquello que quieres con materia: piedras, flores, velas, cartas de ángeles, etc. Es una manera de comunicar tu parte lógica, que te dice lo que quieres, con tu parte creativa, en la que tú representas eso que quieres en el objeto elegido. Al hacer esto se está iniciando una acción desde eso que tú quieres y entonces eso se materializa muy rápidamente, principalmente debido a que nosotros estamos atrapados en el mundo de la forma, por muy espirituales que seamos y por mucho que sepamos que todo es una unidad, nosotros percibimos la vida de una manera separada, la percibimos en forma. Atrapados en la gente que nos rodea, en la tierra en la que vivimos, en la necesidad de comer, de beber; necesitamos una forma externa para hacer las cosas, esto por una parte nos limita pero por otra parte es una gran ayuda porque por lo mismo que une, separa, y por lo mismo que separa, une. Entonces si yo a través de la forma me limito y salgo de mí, programando yo lo que hago a través de la forma voy hacia donde yo quiero ir, por ejemplo si yo quiero reconciliar una relación con mi abuelo o imagínate que mi abuelo se ha muerto y eso me genera un gran dolor, ¿qué es lo que yo puedo hacer? Tan sencillo como volver a representar la muerte de mi abuelo, volverla a vivir desde esa representación y ponerle un desde dónde y un propósito a la muerte de mi abuelo, es decir, buscando motivos en los que esa muerte en que me puede hacer a mi crecer, en que me puede a mi ayudar , es una manera en la que yo puedo honrar la muerte de mi abuelo. Si nos lamentamos y sufrimos que es algo normal porque vemos la muerte como algo malo, lo que hacemos es que no encontramos la verdadera dirección de evolución, esto es similar a las COSTELACIONES FAMILIARES que seguramente pocos habéis oído hablar de ellas, pues vamos hacerlo…

 

Es como un ritual, si yo quiero constelar algo, en realidad podemos constelar cualquier cosa; pero, por ejemplo, si yo quiero constelar la relación con mi familia, hay unos asistentes y estos van representando como si fuera una obra de teatro. Entonces coges a uno, por ejemplo, al que representa tu padre y lo pones en un sitio, al que representa a tu madre lo pones en otro, al que representa a tu hermano en otro sitio; a partir de esas posiciones tú ya empiezas a ver cómo están posicionados y dices: mi padre está alejado de mi madre, ¿por qué? O están mirando cada uno hacia un lado, ¿por qué? Sucede que por leyes que se conocen como leyes del campo morfo genético, las personas que van a constelar o van a hacer de representantes adoptan la energía de lo que es la verdadera familia. En realidad este rito se trata de hacer siempre para ver qué cargas genéticas traemos de nuestros ancestros y en realidad aquí no sabemos inicialmente qué son esas cargas que traemos. Por lo tanto, en la mesa donde representamos nos damos cuenta de que hay sitios vacíos, y esos sitios vacíos están ocupados por algo que tú no ves y empiezas a pensar y dices: ¡vaya!, aquí va el abuelo, y si sale así es porque tú tienes un vacío con respecto a esa entidad y eso quiere decir a su vez que tienes una programación con respecto a tu abuelo. Estos patrones heredados puede que los manifiestes día a día o, por el contrario, no los manifiestes nunca, pero tus hijos sí, o tus nietos o bisnietos porque ya están en esa cadena.

 

Todo es como las fases técnicas de un ritual, es decir, representamos aquello que queremos con formas que a nosotros nos representan ese algo que queremos. Por ejemplo, si queremos una casa con unas determinadas características, la representamos a través de un ritual y, en el momento que lo hagamos debidamente, el poder de esa casa estará en nuestras manos siempre. Cuando patrones familiares no nos impidan tener esta casa en cuestión, es muy importante liberarse de ellos, pues muchas veces son el último escalón para alcanzar una meta. Otro ejemplo: si yo quiero ser rico, lo materializo e inicio mi ritual, pero si tengo patrones familiares de pobreza, no podre alcanzar el objetivo. Así pasa muchas veces con la metafísica y es algo que me costó mucho entender, pero si nos basamos en las leyes metafísicas donde usamos la ley de la atracción donde solo pensamos que quiero esto, quiero lo otro… Como solo usas un hemisferio nunca te va a llegar, te va a dar resultados minúsculos y temporales que sí están, pero estos son pequeños y muy lentos. Por qué subir a un décimo piso por una escalera muy empinada y que te cuesta mucho subir cuando tienes un ascensor que subes muy rápido y te da el resultado rápidamente. Para que esto suceda tiene que darse la sincronicidad de hemisferios, por así decirlo. Cuando tú unes la conciencia que tienes con el arte que tienes se crea la magia, si os dais cuenta no existe religión en este planeta que haya podido prescindir ni del arte, ni de la celebración y tampoco de la gratitud ni de el simbolismo ni de el arquetipo… ¿Y esto por qué? Porque las religiones hacen eso, trabajan con el inconsciente, entonces mediante arquetipos, geometrías sagradas, modelos divinos religiosos, etc. van programando modelos de conducta para seguir en esta sociedad, y eso es MAGIA.

 

Por eso la gente que sabe mucho de metafísica no puede llegar a aplicar todo lo que teóricamente sabe, por eso libros tan polémicos como EL SECRETO son un simple diálogo imposible en el tiempo de aplicar, pues sí lo puedes aplicar en un determinado tiempo, pero a la larga es costoso e inútil.

 

Samuel Artixan

Publicado el Deja un comentario

La ley de la atracción

El ser humano siempre tiene dudas, miedos y pone barreras a sus sueños. Nos han enseñado que lo fácil no es lo bueno, que el dinero es sucio, que el tener lujos no es de personas espirituales o evolutivas. En fin, que todo lo que es bonito fácil o divertido, no es digno.

¿Y qué sucede? Que nuestra mente obstaculiza mucha de nuestras metas. ¿Cómo podemos utilizar el poder mental a nuestro favor? Empezamos con pequeños ejercicios para obtener resultados inmediatos.

Seguro que os preguntáis:

           

  1.     ¿Para qué ha veis venido al mundo?
  2.     ¿Por qué nacemos en el seno de una determinada familia?
  3.     ¿Por qué si soy buena persona mi Dios no me protege?
  4.     ¿Qué no estoy haciendo bien?

 

Tú tienes el SECRETO, el poder está en tu mente. Yo te voy ayudar a que uses el poder de la ATRACCIÓN. De una manera sencilla y con unos ejercicios diarios. Lo más importante de todo es aceptarte a ti como ser único y especial que eres. Tenemos que dedicar tiempo de nuestro día a aceptarnos y amarnos.

 

  1.     Utilizaremos un espejo y mirando a los ojos diremos durante 5 minutos: Desde este momento me acepto y apruebo. Soy un ser único e irrepetible. El Universo me da todo lo que necesito y lo acepto aquí y ahora. Doy gracias a la vida, por poder estar en ella y formar parte de esta gran aventura que es vivir…

 

  1.     Aprender a desprendernos de situaciones y persona que ponen barreras a nuestras metas. Debemos de repetir diariamente durante 5 minutos: Acepto todo lo nuevo que la vida me manda. Lo acepto con ilusión y mucho interés. Dando paso a desprenderme de todo lo que no me sirve en la vida y forma parte de un pasado que ya no necesito. Doy gracias al Universo por traer todo lo nuevo a mi mundo… Sé que las novedades harán que crezca y aprenda para mi evolución de vida.

 

Y lo último y más importante es no hacer daño a nuestro prójimo. Las personas que son exitosas son aquellas que nunca harían daño a sus semejantes. Lo que no te gusta que te hagan a ti, no lo hagas tú a los demás. Ser humilde te hará grande.

 

Un saludo de vuestra amiga y consejera.

 

 

Mariola Martínez