Publicado el Deja un comentario

El Círculo Magico de Protección

Los círculos mágicos se practicaban en plena naturaleza. Las Brujas y Chamanes realizaban los rituales de limpieza y protección alrededor del fuego purificador. Estos Mandalas de luz, atraían a los danzantes que alrededor del fuego lanzaban gritos y conjuros mientras iban ocupando asiento en el suelo en perfecta ARMONÍA, todos ofrecían ofrendas al centro del anillo, amuletos, plantas, y disponían vasijas con agua y con sal.

Después de los cánticos se abría el CÍRCULO y se invitaba a las deidades para que acudieran al rito. Una vez purificados  por el fuego y el agua, los participantes se retiraban dando las gracias por la protección alcanzada. En ese momento el encargado de la APERTURA daba las gracias y procedía a cerrar de nuevo el círculo mágico.

El tiempo elegido para estas ceremonias eran la LUNA NUEVA y para otros menesteres como, el amor y las cosechas la Luna llena.

Como Magia Blanca eran un espectáculo maravilloso, bosque, fuego y agua, risas y cánticos, oraciones, bendiciones y encuentros con los DIOSES.

Mucho tiempo después aparecieron los cultos demoníacos, y los círculos de luz se ensombrecieron, las entidades Demoníacas eran invitadas a participar con sus adoradores que enloquecían en el aquelarre El Agua Sagrada de la Purificación y la Sal de la Vida, se cambiaron por la sangre en los sacrificios.

. Pero es pasado y la LUZ ganó a la Oscuridad.

Esta semana voy a realizar un círculo de luz en mi espacio de TV. Te invito a participar para purificar tu espíritu y abrir tus caminos, recibiendo la bendición de la CRUZ. Convocaré a los ARCANGELES para que atiendan vuestras peticiones.

Este ritual es muy poderoso por su composición así como por la invocación angélica.

Tu casa, tu gente y tú quedareis purificados, y a partir de ese momento, conseguirás ser feliz. RITUAL ANTIGUO CONTRA LA NEGATIVIDAD (CIRCULO DE PODER GRAN ASTRAL,)

6 velas flotantes sobre el agua

Átame (puñal)

1 cruz dorada

Sal                                                              

Llamada a los Arcángeles

 

María Jesús Cámara