Las Perseidas son una de las lluvias de estrellas más populares del año. Llamadas así por la constelación de Perseo, las Perseidas están activas desde el 17 de julio hasta el 24 de agosto de cada año, y su punto álgido suele producirse en torno al 12 de agosto. Las Perseidas son conocidas por sus brillantes y veloces meteoros, que a menudo dejan persistentes estelas. Las lluvias de meteoros se producen cuando la Tierra atraviesa el campo de escombros de un cometa. En el caso de las Perseidas, el cometa responsable es el 109P/Swift-Tuttle. Este cometa orbita el Sol cada 133 años y estuvo por última vez en nuestro sistema solar en 1992. Al acercarse al Sol, el cometa se calienta y desprende polvo y escombros. Este campo de escombros es el que atraviesa la Tierra cada año en agosto, dando lugar a la lluvia de meteoros de las Perseidas.

Cuando son más visibles Las Perseidas

Aunque las Perseidas están activas durante más de un mes, el pico suele durar sólo unas pocas noches. Durante el pico, se pueden ver entre 60 y 70 meteoros por hora. El mejor momento para ver las Perseidas suele ser después de la medianoche, cuando el cielo está más oscuro. Si piensa ver las Perseidas este año, asegúrese de encontrar un lugar oscuro y alejado de las luces de la ciudad. Deje que sus ojos se adapten a la oscuridad durante unos 30 minutos, y después túmbese boca arriba y mire hacia arriba. No hace falta ningún equipo especial, sólo sentarse y disfrutar del espectáculo.

La leyenda de las lágrimas de San Lorenzo

Se cuenta que la noche del 10 de agosto del año 258, el emperador romano Valeriano promulgó un edicto ordenando la persecución de los cristianos. Entre los que debían ser arrestados se encontraba un diácono llamado Lorenzo. Cuando Lorenzo fue llevado ante las autoridades, se le pidió que entregara los tesoros de la Iglesia. Lorenzo aceptó, pero en lugar de entregarles los bienes materiales, les presentó a los pobres y enfermos de Roma. Las autoridades se enfurecieron tanto por el desafío de Lorenzo que decidieron torturarlo y matarlo. Lorenzo fue colocado en una parrilla y asado vivo. Mientras moría, se dice que pronunció las palabras: “Ya estoy asado por un lado, dadme la vuelta y comed”. Después de su muerte, se dice que ocurrió un milagro. Un aguacero se abatió sobre Roma y, al caer las gotas de lluvia sobre el cuerpo de Lorenzo, se convirtieron en sangre. Así nació la leyenda de las Lágrimas de San Lorenzo.

10 de agosto: San Lorenzo

Hoy, la fiesta de San Lorenzo se celebra el 10 de agosto. Es un día de peregrinación en Roma, y muchos fieles visitan la iglesia de San Lorenzo fuori le Mura, que alberga la tumba de Lorenzo. También se dice que si llueve en la fiesta de San Lorenzo, es señal de que el santo llora por los pecadores del mundo.
📧 SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER Entérate, por adelantado, de nuestras   OFERTAS Y PROMOCIONES

Contacta con nosotros

Teléfono: (+34) 91 252 77 44
Formulario de Contacto
¿Quieres trabajar con nosotros? Trabajar en TAROT CANAL

Ir arriba