Publicado el 1 comentario

La Ley del Karma

¿Has observado que todo lo que sale de ti regresa de nuevo a ti? Por ello, más allá de preocuparse demasiado por lo que se va a recibir, hay que prestar atención a lo que se va a dar a los demás. Tus actos tendrán repercusión.

¿Qué es el karma?

La ley del karma es un ejemplo de la ley causa-efecto: nuestras acciones físicas, verbales y mentales son causas y nuestras experiencias son sus efectos.

Nos enseña por qué cada persona posee una disposición mental, una apariencia física y unas experiencias únicas. Cada ser tiene su karma individual.

Las acciones que efectuamos dejan huella o impresiones en nuestra mente muy sensible, que con el tiempo producen sus correspondientes resultados con el pasado. Es como si nuestra mente fuera un campo y las acciones que realizamos son las semillas que vamos plantando en él. Las buenas acciones son nuestra futura felicidad y las malas serán las de nuestro sufrimiento.

Las semillas quedan ocultas en nuestra mente hasta que producen su efecto cuando se dan las condiciones necesarias para su crecimiento. Además, desde que se realiza la acción hasta que se produce el efecto, pueden pasar varias vidas.

Cuando eliminamos de nuestra mente el aferramiento propio y otros engaños, nuestras acciones serán puras. Y el resultado de estas acciones, nuestras experiencias, nuestro mundo y los seres que nos rodean, también serán puros. Desaparecerá hasta el último rastro de impureza, sufrimiento y dificultad. Así encontraremos la verdadera felicidad en nuestra mente. Debemos tener conciencia lo que realizamos. El cambio empieza en ti.

La vida es un eco
Lo que envías, regresa
Lo que siembras, cosechas
Lo que das, obtienes
Lo que ves en los demás, existe en ti
Recuerda: La vida es un eco, siempre regresa a ti.

Coral de Luz

1 comentario en “La Ley del Karma

  1. […] la vida puede cargar condicionamientos de existencias anteriores, hechizos o brujerías e incluso karmas de acciones que tú mismo has propiciado consciente o inconscientemente de cualquier forma siempre […]

Deja una respuesta