Publicado el Deja un comentario

Karma y las decisiones kármicas

Karma, ¿qué es?

Muchas veces nos preguntamos qué es el Karma, algunas personas han escuchado acerca de ello, pero, en realidad, no saben con exactitud cómo puede afectar a su vida. El karma, ¿qué es? Significa acción; nuestras acciones son la causa y las experiencias posteriores son los efectos por lo que hemos hecho.

Mal de ojo y síntomas

Se suele ligar al mal de ojo, y existen grandes confusiones entre karma y los síntomas del mal de ojo. Es sencillo confundir los dos conceptos si no se tiene relación con la materia, aunque son dos cosas muy diferentes. El mal de ojo suele prevenir del odio y envidia de otra persona hacia nosotros, mientras que el karma es la repercusión de nuestros actos pasados. El mal de ojo existe y hay que tener cuidado; mientras, las decisiones kármicas es distinto.

El mal de ojo tiene varios síntomas y afecta tanto a niños como a adultos. En los más pequeños las señales son vómito, diarrea, pérdida de apetito, sueño alterado, llanto… son muchos y variados. En cambio, en los más mayores el efecto del mal del ojo tiene más repercusión mental que física. Así, nos podemos ver alterados, con muchos nervios y un gran miedo.

Karma y decisiones kármicas

Cuando comento la palabra decisiones kármicas, me refiero a que el pensamiento, obra, palabra u acción pueden determinar un presente futuro de complicaciones o beneficios. El universo escucha cada palabra que reiteradamente pronunciamos (ya sea en silencio) y nos es concedida. Muchas veces no es algo que recordemos y nos preguntamos ¿por qué no progreso? ¿Por qué todo se para? ¿Por qué no avanzo? Más bien las preguntas correctas sería ¿qué debo de corregir? ¿Qué hice mal?

El Karma existe y es el aviso del universo y las almas que nos recuerdan que en algún momento no obramos adecuadamente, pero también, si sabemos rectificar y tener la suficiente humildad para aprender nos liberarán de nuestra deuda y podremos continuar o empezar un nuevo camino. Hay quien cree que el karma es negativo pero no es así. Hay que fortalecer nuestra alma y tomar las mejores decisiones kármicas.

Haiett Chouhan

Deja una respuesta