Secretos de bruja: Crea tu propio amuleto con un pentagrama

Secretos de bruja: Crea tu propio amuleto con un pentagrama

Desde las más remotas épocas el hombre intuyó que las cosas adquieren, por el uso, una segunda naturaleza: un espíritu.  Nacieron así los amuletos, objetos cargados de poder, acumuladores de energía en los cuales confiamos y que adoptamos como algo propio.  Los talismanes, objetos que tienen una energía propia dada por su forma, en relación con las formas universales, pueden servir de base para fabricar nuestros propios amuletos.

Dado que es un tema muy extenso, hoy os cuento lo básico, y se seguiré con el resto de información sobre el significado de este maravilloso y complejo signo.

El Pentagrama

Entre las formas de reconocida fuerza universal, la estrella de cinco puntas es, quizá, la más famosa.  Su forma característica, representa al hombre como manifestación de la plenitud de los cinco elementos (fuego, aire, agua tierra y éter).  Partiendo de la forma representada en la figura, podemos fabricar un amuleto de protección personal de acuerdo con el siguiente detalle: 

  • En una hoja de cobre dibuja el diseño de la figura. (Puede utilizar cualquier material: papel)
  • Arriba de la figura grabe las iniciales de su nombre.
  • Recorte de la chapa de cobre un cuadrado que incluya la figura y las iniciales. 
  • Exponga el amuleto al humo de sahumerio e incienso.
  • Dé el mandato, o decreto de acuerdo a la protección que necesite.
  • Confeccione una bolsita de seda blanca donde el amuleto quepa casi justo.
  • Luego de introducido el amuleto cosa totalmente la bolsita.
  • Llévelo siempre consigo en contacto con el cuerpo, puede ser en un bolsillo o colgando de una cadena.  
  • Tenga en cuenta al fabricar el amuleto que deberá hacerlo de las dimensiones adecuadas para que sea fácil de llevar.

Carga mágica con velas

Amuletos con pentagrama

Coloca este símbolo en una mesa de ritual prendiendo una vela blanca en cada una de sus puntas. Debe trazarse de un solo trazo si se realiza dibujado: comenzando por el extremo izquierdo inferior subiendo a la base. Desde la base o punta central bajamos hasta el extremo inferior derecho, desde ahí subimos hasta el extremo izquierdo central seguimos recto hasta la esquina derecha central y desde ahí bajamos al punto de partida extremo izquierdo inferior.

En la antigüedad se colocaba sobre las puertas de entrada a las casas o dentro de la estancia principal. De esta forma, el hogar y sus moradores tenían asegurada la protección.

María Jesús Cámara

Visto recientemente

Ninguno