Publicado el Deja un comentario

¿Cómo limpiar energéticamente cristales y piedras?

¡Hola a todos!

Os quiero hablar sobre uno de los principales problemas a la hora de limpiar energéticamente los cristales. Y es que se considera que todos deben limpiarse y tratarse del mismo modo, pero no se tienen en cuenta las propiedades físicas y químicas propias de cada cristal. Cuando no se atienden es común que produzcamos daños a la hora de manipularlos.

¿Cómo afecta cada fenómeno a las piedras?

La luz solar, el agua, la sal y otros aspectos externos pueden dañarlos por eso es importante tener en cuenta que hay incidencias externas pueden afectar a nuestros cristales.

Luz solar

La luz solar puede oscurecer o comerse el color de algunos minerales, por lo tanto debemos evitar que la luz directa del sol incida sobre ellos. No deben cargarse con energía solar.

Piedras que no deben estar expuestas a luz solar directa:

Acantita, Amatista, Ametrino, Amergreen, Aguamarina, Aventurina, Calcita, Celestina, Citrino Flourita, Kunzita, Lapislázuli, Malaquita, ópalo, cuarzo rosa, cuarzo ahumado, cuarzo espíritu, Super Seven, Topacio, Turmalina y Turquesa.

Agua

Muchos minerales son solubles en agua corriente, por lo que la exposición a este elemento puede ser dañina para ellos e incluso nos podemos encontrar cristales que sean solubles por completo. Es importarte no limpiar estos cristales con largas exposiciones a este elemento.

Piedras que no se deben exponer al agua:

Alunita, Anglesita, Angelita (anhidrita), Boro, Calcita, Celestina, calcantita, Piedra Boji o Piedra Moqui, Rosa del Desierto, Dioptasa Galena, Geyserita, yeso, Halita, Hanksita, Hematite, Kernita, Lapislázuli, Magnetita, Malaquita, Newberyita Ópalo, Purpurita, Pirita, Sal, Selenita, Azufre, Sylvinita, Sylvita y Ulexita.

Sal

Muchos minerales pueden ser dañados por la sal, bien porque puede introducirse dentro de las grietas del mineral y agravarlas, o porque su dureza natural sea mayor que la de nuestro mineral y lo raye.

Piedras que no se deben exponer a la sal:

Ámbar, Angelita, Azurita, Calcita, Dioptasa, Topacio Imperial, Ópalo de fuego, Cianita, Kunzita Malaquita, Piedra de Luna, Ópalo, Coral Rojo, Selenita y Turquesa.

piedras

Métodos de limpieza

Una vez vistos qué minerales son susceptibles de ser dañados al ser sometidos a ciertos métodos de limpieza energética, vamos a ver distintos métodos de limpieza que no supongan un daño real para nuestros cristales.

Pasar el cristal por el humo del incienso

Es uno de los métodos más efectivo y menos invasivo a la hora de tratar las piezas más delicadas de nuestra colección. Para limpiar nuestros cristales solamente debemos pasar nuestro cristal por el humo del incienso, ya que nos ofrece una limpieza profunda y, dependiendo de las resinas o hierbas que utilicemos, podremos incluso potenciar ciertas propiedades del cristal. Para limpiar cristales a mí me gusta mucho el humo del palo santo.

Limpiar los cristales con agua cargada

Podemos utilizar agua con sal o agua cargada con luz lunar en una luna menguante para favorecer el desvanecimiento energías negativas. También podemos utilizar una corriente natural, agua de mar o enterrarlo en nieve durante el invierno.

Este método se basa en el poder elemental del agua para limpiar y disolver malas energías. Es uno de los más usados, pero es dañino con los cristales más delicados.

Cubrirlos con sal marina

Toma un recipiente hecho de una sustancia natural (como vidrio, madera, cerámica) y llena el fondo con sal marina. Pon sobre la capa de sal los cristales, y luego cúbrelos con más sal. Espera al menos un día, luego sácalos y están listos para usar.

La sal es uno de los purificadores de energía más grandes que hay y es de los más fáciles de conseguir ya que lo encuentras en cualquier supermercado. Se prefiere la sal marina porque el tipo más natural y absorbente.

Baños de luz

Saca tus cristales a la ventana y deja que la luz de la luna o del sol incida sobre ellos. La luz de los astros durante un día o una noche los limpiará suavemente de impurezas y os dejará cargados y listos para usar en tus rituales o como complemento para tus terapias.

Existen otros métodos de limpieza como tratar los cristales con energía reiki, utilizar la vibración de los cuencos o el uso del péndulo para disipar energías, pero he elegido presentaros estos en concreto por la facilidad para ser llevados a cabo por cualquier persona sin importar su experiencia previa.

Antes de utilizarlo comprueba que tu cristal no se ve afectado por el método usado revisando las listas que incluyo en el artículo.

Si quieres conocer un poco más del mundo de los cristales no os perdáis mis directos.

Alma Luna

Deja una respuesta